Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
Editorial Curioseando Investigación central Arte_K Vestigio Enfoque
Eventos & páginas amigasNotas del LectorConvocatorias Historik
Revista virtual de investigación en historia, arte y humanidades
ARTE_K
Share |
 
 

Isaza, E. y Marroquín, L. (1911). Primer Centenario de la Independencia de Colombia 1810-1910, Bogotá: Escuela Tipográfica Salesiana

 

Resumen: La Exposición del Centenario de la Independencia en Bogotá en 1910, evidenció la necesidad de progreso y modernización de la nación y contribuyó a la transformación de la ciudad.

Palabras claves: Centenario de la Independencia, exposiciones nacionales, modernización, transformación urbana, estilos arquitectónicos, Bogotá.

   
   
   

El fotógrafo como observador percibe la escena y el momento en que se representa, reflejando a través del lente imágenes cuyo espectro es un esfuerzo por trascender el espacio simbolizado y donde el significado yace más allá de su carácter visual.

 

 
 
 
 
 

 
 
   

En memoria de William Alexander Gómez Sanabria…

 
 

Un modelo para inventar


Desde el Renacimiento, el ser humano, ante la creciente cantidad de información se ha visto avocado a privilegiar esquemas particulares y abandonar el conocimiento holístico. Pero llega un punto en el que todo tiene que ver con todo y la diversidad del mundo se resiste a ser atrapada. Ahora, de nuevo, los bordes disciplinarios se difuminan y esto toca la esencia no solo de las profesiones sino la manera como se observa el mundo. Las retículas que una vez limitaron la aprehensión del saber se convierten en trampolines para hallar relaciones. Se manifiesta una separación apenas conceptual entre lo que se percibe y lo que se dice.
No basta con saber apretar una tuerca una y otra vez hasta el final de los días, sino entender el lugar que ese elemento tiene en una red más compleja y más grande, hasta llegar a un punto en el que se cuestione la necesidad de la tuerca en un sistema o el sistema mismo.

 

 


Acuérdate


Podemos pensar en el universo, en cada uno de los elementos que componen el cosmos y sentirnos insignificantes, pequeñitos ante la inmensidad de la creación. También pensar en ese globo con helio que se nos escapó o en esa persona que se alejó irremediablemente por nuestra inmadurez y sentir que nada más importa. No es solo un asunto de escala. Es posible decidir qué recordar o no, tanto lo gustoso como lo desagradable puede hacer parte de lo que somos si construimos a partir de ahí la continuidad de la existencia. Los sucesos se convierten en momentos cuando los miramos de cerca, cuando los degustamos, llorando o riendo el tiempo se ralentiza y durante un instante en el que las punzadas del segundero parecen detenerse nada más importa.

 

 

 

 

Título: “Retrato sin Nombre”
Autor: Hermis Paeli Velásquez Carrillo
Técnica: Mixta
Medidas: 150 x 70 cm.
Año: 2010

más obras

 

“Qué sería de la memoria sin las cicatrices… De esos instantes está la herida, el dolor de haberlos vivido y verlos desaparecer. De unos existen rayones sobre la piel pero los más dejan muescas en el alma, que se degradan pero nunca se esfuman y que aunque escondidos nos definen” Catagelofobia

 

Tektozu


Ir de lo simple a lo complejo pareciera ser el camino encontrado del pensamiento lógico. Sin embargo, el camino inverso, pese a estar plagado de obstáculos deja mayores enseñanzas. Mientras los años pasan, el progreso acumulativo de conocimiento se lee como progreso, pero de la ignorancia se pasa a la frustración. La supuesta sabiduría trunca la creatividad natural, el mapa mental tiene tantas vías para desarrollarse que no elige ninguna, la multiplicidad de conexiones hace corto circuito y lo que para alguien es una simple hoja en blanco se entiende como una amenaza.

 

Ya no me cantas


Las palabras son ausencia, no disfruto la manzana cuando digo muerdo. Los nombres son para lo que no está, pero la evocación no necesita de etiquetas. El sueño como el recuerdo es una vida paralela sesgada por los deseos y las consecuencias, aferrado por lo que tiene de secreto e imposible. Sin importar cuánto se haya experimentado siempre habrá espacio en el cerebro para más, para comparar, para volverlo a degustar, por adicción u olvido.

 

Pintura en madera


A veces el tiempo se detiene, no avanza ni se devuelve, no hay recuerdos ni sueños, lo que se ve es lo que se tiene. Como en un elaborado efecto de Hitchcock el entorno se abstrae en pos del objetivo. La imagen se queda inmóvil y una nota sostenida marca la ingravidez. Los colores se matizan en tantas escalas que se hace imposible describirlos. Provoca mareo tanta realidad. Es como si nos rozara un asteroide sin matarnos, la vida se convierte a partir de ese instante en una plegaria de ese momento, porque da miedo morir pero más vivir sin un propósito.
Sabemos los diálogos, los movimientos de cámara y de donde viene la luz pero en el momento indicado una risa nerviosa se congela en el rostro. Enfocar la escena perfecta en un ángulo especial, determinar la velocidad y la amplitud de obturación, todo listo pero nada ocurre. Nunca es suficiente tanta vida para acabarla dignamente.


Ni dragones ni malos pensamientos
www.williamcoyote.blogspot.com

 
           
                   
Información_Legal
Términos y condiciones Licencia Historik en YoutubeHistorik en Facebook Historik en Twitter