Inicio Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
EditorialCurioseandoInvestigación CentralArte_KVestigioEnfoqueEventos & páginasConvocatoriasServicios
>> Curioseando >> Adaptarse o Desaparecer: Estrategias de Subsistencia de los Neandertales

Compartir

ADAPTARSE O DESAPARECER: ESTRATEGIAS DE SUBSISTENCIA DE LOS NEANDERTALES

Eliana Paola Barragán
Historiadora Universidad Nacional de Colombia. Miembro del Comité Editorial de Historik.
eliana.barragan@revistahistorik.com

[Neandertal preparando el alimento cazado]

En nuestra época basta con abrir la alacena o la nevera, ir al supermercado o al restaurante y buscar lo que nos apetece para suplir nuestras necesidades alimenticias que, según expertos en salud, se calculan entre 2.000 y 2.800 calorías diarias para adultos moderadamente activos. En cambio hace unos 200.000 años nuestros parientes lejanos, los neandertales tenían que hacer grandes esfuerzos para obtener el alimento cuya disponibilidad se veía condicionada por las fluctuaciones climáticas del medio y tardío pleistoceno. Los niveles de energía que invertían para obtener el sustento eran tan altos que sus requerimientos calóricos han sido calculados en 5.000 calorías para los hombres y 4.000 para las mujeres (Lalueza-Fox, 13). Si se tiene en cuenta que los neandertales sobrevivieron con relativo éxito a esas circunstancias cambiantes, vale la pena explorar las estrategias que adoptaron para que su especie se mantuviera por más de cien mil años sobre la faz de la tierra.

El estudio de los conjuntos faunísticos, los restos óseos y otro tipo de vestigios asociados al homo neanderthalensis han sido la base para que antropólogos y arqueólogos formulen teorías sobre las condiciones de vida de esta especie extinta, cuyos restos se han encontrado en diversas regiones de Eurasia occidental y se han datado entre 230.000 y 30.000 años antes de nuestra era. A partir de los restos de unos 400 individuos encontrados hasta la fecha, se ha identificado a los neandertales físicamente un poco más bajos de estatura que los humanos modernos, robustos, con extremidades cortas, anchos de espalda, con rebordes óseos por encima de los ojos, frente baja e inclinada, mandíbula sin mentón y con una capacidad craneal de 1.500 cm3 (Lalueza-Fox, 13). Además se infiere que vivían en grupos organizados o clanes de unos treinta miembros.

Los neandertales se dedicaban a la caza de animales y a la recolección de frutos, así obtenían lo necesario para sobrevivir: alimento, leña para la calefacción y la cocción de la comida, materiales para sus herramientas y vestido. Sin embargo, la disponibilidad de los recursos para subsistir dependía en gran parte de las variaciones climáticas propias de los ciclos glaciares e interglaciares. De tal forma que durante los episodios de extremo frío muchas de las especies animales y vegetales desaparecieron o migraron a territorios menos hostiles, en tanto que durante los periodos un poco más cálidos (interglaciares) hubo colonización
Proceso natural por el cual una especie, bien sea animal o vegetal, ocupa progresivamente
 un 
espacio vacío.
de nuevas especies y recolonización
Fenómeno natural por el cual una especie, bien sea animal o vegetal, ocupa nuevamente un espacio del que había sido erradicada o desplazada por otras especies.
de otras que se habían desplazado durante los episodios fríos (El Zaatari Ecogeographic, 2). Para enfrentar esa variabilidad, los neandertales debían desplazarse hasta zonas con mejores suministros, constituyendo el nomadismo en una estrategia de supervivencia que les permitía obtener información sobre la abundancia de recursos en otros lugares y frenar los riesgos derivados de la escasez de alimento (Stringe y Gamble 181; Champión 88).

Las condiciones ambientales en las que vivieron los neandertales determinaron la composición de su dieta, ya que sus esfuerzos se centraron en la obtención de aquellas fuentes de alimento disponibles de forma más abundante. Para comprender mejor esta afirmación es pertinente mencionar algunas características de los biomas a los cuales se asociaron los neandertales y los recursos disponibles:

Tundra glacial: ocupaba desde el sur de Gran Bretaña, casi toda Francia, el sur de Alemania hasta Ucrania. Se caracterizaba por largos periodos invernales, temperaturas estivales y veranos exiguos, su vegetación era poco diversificada constituida por plantas arbustivas y herbáceas que ofrecían el sustento a grandes y medianos herbívoros como el buey almizclero, el reno y el antílope saiga, animales que se convertían en la fuente principal de alimento de los homínidos en estas zonas (Menéndez 101; Diez 84).

Estepa: cubría muchas zonas de Europa occidental situadas en las franjas de grandes cadenas montañosas, tales como los Alpes y los Pirineos. Se caracterizaba por inviernos fríos y veranos soleados con temperaturas suaves, condiciones que lo convirtieron en un bioma propicio durante los periodos interglaciales para la recolonización masiva de especies vegetales (Diez 85). Por sus pastos la estepa era la despensa alimenticia de especies herbívoras, grandes, gregarias y migratorias, tales como el mamut, el caballo, el rinoceronte lanudo, el bisonte… Tales animales constituían la base principal de la dieta de los neandertales en estos lugares (El Zaatari Ecogeographic 29).

Bosques caducifolios: ubicados en las zonas templadas del Mediterráneo en el sur de Europa, reunían condiciones ambientales propicias para la existencia de árboles como los robles, hayas y olmos; así como de un conjunto faunístico adaptado al bosque: ciervos gigantes y comunes, corzos, jabalíes, caballos, rinocerontes, búfalos, entre otros (Menéndez 102 y 103; Diez 89, El Zaatari Neandertal). En este bioma, la dieta de los neandertales tenía un mayor componente de especies vegetales que se combinaban con el consumo de carne.

La estrategia de volcar la dieta hacia los recursos que eran abundantes y de fácil acceso en el hábitat, ha sido sustentada recientemente por una investigación basada en el desgaste de los dientes de un grupo de neandertales. El estudio concluyó que la complejidad y heterogeneidad de los signos de desgaste era mayor en los dientes de aquellos individuos que vivieron en zonas boscosas, lo que llevaba a pensar que su dieta contempló además de la carne animal, partes duras de plantas tales como semillas y nueces. Mientras que los dientes de individuos asociados a ambientes abiertos y fríos (biomas de tundra y estepa) presentaban menor desgaste, a partir de lo cual se deducía que su dieta estaba basada en el consumo de carne que, por sí sola, no podía causar abrasión en superficies oclusales molares (El Zaatari Neandertal).

Dado que la proteína animal era la principal fuente de subsistencia de los neandertales, resulta comprensible que invirtieran tiempo y energía en la planificación de las jornadas de caza (Champión 98). Lo expuesto encuentra mayor sustento si se tiene en cuenta que los animales de mayor consumo, aun siendo herbívoros y de presa, tenían características que hacían que su persecución y aprehensión requirieran grandes esfuerzos, por ejemplo: se movían en manada, algunos eran pesados y de gran tamaño y otros eran bastante hábiles para escapar. En ese sentido, una táctica que ayudaba a aminorar esfuerzos era la fabricación de trampas con algunos días de anticipación a la jornada de caza, en algunas oportunidades se aprovechaban los precipicios y pantanos y en otras se cavaban fosas. De tal manera que durante la jornada de cacería se invertían las energías en poner en marcha las tácticas colectivas de búsqueda, persecución hasta la trampa y abatimiento de la presa con mazas y lanzas (Champión 98).

Cuando se trataba de animales pequeños y medianos una vez muertos se transportaban hasta el lugar de vivienda, pero cuando las presas eran de gran tamaño se descuartizaban y reducían a fragmentos manejables en el sitio de caza, la carne se amontonaba en el interior de la piel y esta se arrastraba hasta la cueva (Stringe y Gamble 183 y 184). No existe evidencia de que mujeres y hombres participaran por igual en este tipo de labores, aunque se asume que cada miembro del clan estaba en capacidad de realizar cualquier actividad para sobrevivir, ya que sus mecanismos de subsistencia que no fomentaban la producción de excedentes ni la acumulación de riquezas, favorecían la igualdad social descartando la necesidad de establecer una división o especialización del trabajo.

Algunos científicos han planteado la hipótesis de que además de practicar la caza y la recolección, los neandertales comieron de los grandes pedazos de cadáveres que se encontraban en los abiertos parajes de tundra como una estrategia para solventar la escasez de carne ante la migración de las manadas durante las duras condiciones de los ciclos invernales. Al respecto es pertinente indicar que los cadáveres congelados de mamuts, caballos, bisontes y otras muchas especies, descubiertas en el permafrost de Siberia y del Yukon han demostrado que, tras su descongelación, la carne es comestible. Evidentemente, en su caso los neandertales debieron haberlos encontrado antes de que estuvieran totalmente congelados e incrustados en el suelo y, con seguridad, ya parcialmente devorados por otros animales carnívoros (Stringe y Gamble 175).

Paradójicamente, ese patrón de alteración de la dieta de acuerdo con el cambio climático que operó para cientos de miles de años, parece ser una de las causas de extinción de los neandertales, quienes habrían perdido la competencia por la adaptación con los humanos modernos. De acuerdo con la investigación anteriormente citada, la uniformidad en los signos de desgaste de los dientes de algunos humanos, contemporáneos de los neandertales del paleolítico superior, indicaba que independientemente del paleo-hábitat (abierto o boscoso) fueron capaces de mantener la estabilidad en la dieta y adaptarse a las fluctuaciones climáticas. Con seguridad, los cambios en los complejos tecnológicos líticos (Auriñaciense, Gravetiense, Magdaleniense) asociados a los humanos modernos jugaron un papel importante en ese proceso de adaptación, herramientas que les permitían extraer de su entorno sus alimentos preferidos (vegetales y animales) aun en momentos de deterioro de las condiciones climáticas (El Zaatari Neandertal).

 

Fuentes:
• Champión, Timothy et al. Prehistoria de Europa. Barcelona: Crítica, 1996.
• Díez Martín, Fernando. Breve Historia de los Neandertales. Madrid: Nowtilus, 2014.
• El Zaatari, Sireen. "Ecogeographic Variation in Neandertal Dietary Habits: Evidence from Microwear Texture Analysis". Tesis doctoral en antropología física. Stony Brook University. 2007. Web.
• El Zaatari, Sireen et al. "Neandertal versus Modern Human Dietary Responses to Climatic Fluctuations". PLOS ONE 11 (4). Web. Abril 27 del 2016.
• Lalueza-Fox, Carles. Palabras en el tiempo. La lucha por el genoma neandertal. Barcelona: Crítica, 2013.
• Menéndez Fernández, Mario, cord. Prehistoria y Protohistoria de la Península Ibérica. T. 1. Madrid: Universidad Nacional de Educación a Distancia, 2006.
• Stringer, Christopher y Olive Gamble. En busca de los neandertales: la solución al rompecabezas de los orígenes humanos. Barcelona: Crítica, 1996.

Imagen:
[Neandertal preparando el alimento cazado]. Dominguez, Nuño. "Diez mil neandertales y sapiens tuvieron hijos hace miles de años". El País. Web. Noviembre 9 del 2012.

 

Buscar en HistoriK

 

En este número

Feminismo y pacifismo...Adaptarse o Desaparecer...Villa Adelaida o Villa del OlvidoTiempo DadoEdificio Terraza PasteurMarcha por paz en Bogotá"Pacificar la Paz"

 

En números anteriores

Números anteriores

No.1 LA MUJER EN LA HISTORIA No.2 RELIGIÓN. INTERPRETACIONES Y ACTUALIDAD No.3 CIENCIA Y TECNOLOGÍA. USOS Y CONSTRUCCIONES DEL DISCURSO No.4 LA RADIO, EL CINE Y LA TELEVISIÓN EN EL SIGLO DE LA INFORMACIÓN Y EL ENTRETENIMIENTO No.5 VIENTOS DE CAMBIO: MOVIMIENTOS Y LUCHAS SOCIALES No.6 TEMÁTICAS AMBIENTALES DESDE LAS CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS No.7 DINÁMICAS URBANAS: ESPACIO, TIEMPO E IDENTIDADES No.8 DISCUSIONES EN TORNO A LA DIVERSIDAD CULTURAL Y ÉTNICA No.9 NUEVE No.10 DEL PECADO Y OTROS DEMONIOS. ESTUDIOS SOBRE LA EDAD MEDIA No.11 HISTORIA, SOCIEDAD Y CONSTRUCCIÓN DE PAZ No.12 DEPORTE: ENTRE DISCIPLINA Y PASIÓN No.13 EDUCACIÓN. ACTORES, POLÍTICAS Y PEDAGOGÍAS No.14 CRISIS Y TRANSFORMACIONES: HISTORIA ECONÓMICA DE HISPANOAMÉRICA

© 2016 HistoriK. Investigación en Historia Arte y Humanidades S.A.S.
Los contenidos de HistoriK tienen licencia Creative Commnons: Atribución-Sin Derivada 2.5 Colombia Licencia Creative Commons

Inicio | Historiko | Contáctenos | Quiénes somos | Paute con nosotros
EDITORIAL | CURIOSEANDO | INVESTIGACIÓN CENTRAL | ARTE_K | VESTIGIO | ENFOQUE | +HISTORIK | CONVOCATORIAS

Historik en Twitter Historik en Facebook Historik en Youtube Términos y condiciones Licencia