Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
EditorialCurioseandoInvestigación CentralArte_KVestigioEnfoqueEventos & páginasConvocatoriasServicios
>> Arte_K >> Espacio Crítico y Literario >> Yanzón, esa máquina de poesía y guerra…

Compartir

YANZÓN, ESA MÁQUINA DE POESÍA Y GUERRA…

Marcelo Summo
Candidato a doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Magíster en Historia. Licenciado y Profesor en Sociología. Actualmente se desempeña como docente e investigador. Se especializa en historia intelectual y cultural del siglo XX. Ha publicado diversos artículos en revistas académicas y de divulgación, capítulos de libros, y dictado conferencias tanto en la Argentina como en el extranjero. Compiló el libro Trayectorias singulares, voces plurales. Intelectuales en Argentina, siglos XIX-XX (Eduntref), actualmente en prensa.
summomarcelo@yahoo.com.ar

Frank Capa

Tras la publicación de Otras puestas del ocaso (2011) el prolífico Adrián Yanzón
Poeta y compositor. Fue durante los años 80 frontman del grupo de rock "Los Pillos", una de las principales espadas del avant garde argentino junto a bandas como "Don Cornelio y La Zona" y tantas otras. Sus libros editados hasta el momento son: Otras puestas del ocaso (2011) y Aquí en las pampas el toro por las astas es la dicha (2013). Descargue gratis el e-book de su primer libro e información más textos de su segundo libro en el sitio web www.poesiaargentina.com/
vuelve al ruedo con un segundo libro. Aquí en las pampas... forma parte de esa selva textual imponente que es su inédita obra. En tiempos en que, como afirma el crítico cultural Simon Reynolds, "la vanguardia devino en retaguardia", los textos de este autor cuya identidad poética no es traductora sino original y multifacética se nos aparecen como artefactos dignos de revisión y análisis. Yanzón posee una larga trayectoria como letrista y cantante, la cual arranca allá por los años ochenta cuando comenzó a adquirir prestigio y notoriedad como frontman del mítico grupo Los Pillos en la escena under de aquella frenética Buenos Aires. Si pensamos su producción poética desde entonces, sería preciso señalar no sólo la influencia (importantísima) que tuvo en él la cultura rock en su conjunto sino, sobre todo, la caótica pléyade de escritores que fue leyendo y asimilando en su juventud de manera autodidacta y fragmentaria; una desenfrenada e interminable lista que va desde la entrañable Colección de Robin Hood a trabajos de cienciología y esoterismo, pasando por los poetas beats, los clásicos del terror y la ciencia ficción, y los libros canónicos de todas las religiones monoteístas. En ese sentido, y a pesar de tanto aparente eclecticismo, en su obra puede verse claramente que más allá de todo nomadismo literario, geográfico, espiritual, romántico y musical, Yanzón fue y es un artista extremadamente coherente y en pleno movimiento.

Aquí en las pampas… representa una absoluta continuidad con su producción anterior tanto musical como literaria. En él, este bardo que proviene del universo rock, lejos de reificar las experiencias poéticas como islas identitarias (rockers, hippies, punks, postpunks, darks, etc.), se propone hacer brotar la poesía ahí dónde ésta se encuentra. Esta es la utopía anárquica que Yanzón nos invita a vivir y continuar, puesto que para alcanzar ese espacio abierto con el que sueña, es el sistema cultural el que tiene que corroerse y reinventarse. Al recorrer el libro queda claro, y conviene precisarlo, que no hay una literatura Yanzón, sino experiencias literarias que corroen y descomponen los límites de los cánones mediante diversos modos de disidencia vital. Y así, la poesía de Yanzón vive no sólo en el activismo antisistema sino también en las formas de vida que nos damos al disentir con cualquier proposición identitaria cerrada (política, sexual, nacional, lingüística, intelectual, etc.), con la ley y con la norma-lidad. La poesía siempre ha sido un lugar de disputa política. En esa línea, Aquí en las pampas… enarbola una política existencial que pretende que la cosmovisión de Yanzón esté presente además en la calle; en la voz de místicos, anormales, desviados, desclasados, de todos aquellos seres que de una u otra manera no "encajan" en nuestras sociedades.

La posición "cultural" de Yanzón es de signo religioso-protestante, aunque herética con respecto al protestantismo dominante. No adscribe al capitalismo según la clásica y célebre fórmula del sociólogo alemán Max Weber, sino que se opone a él de manera violenta y visceral en la pretensión nostálgica de un nuevo Edén a edificar o reedificar en el presente, de cara a un futuro. En su visión, en la vida en sociedad lo económico es expresión de lo político, pero lo político es, o mejor debe ser, expresión de lo moral. En sus construcciones textuales, el capitalismo no sólo arruina a los Estados sino que corrompe a los hombres condenándolos a padecer existencias miserables y sin sentido trascendente. Quizás en el origen de esas interpretaciones se encuentre la pobreza franciscana en la que voluntariamente vivió y vive Yanzón, o el incómodo lugar que la sociedad burguesa le asigna al arte y a los artistas que, como él, tributan en sus márgenes.

Las "almas bellas" tienden a equiparar las transgresiones culturales con las políticas de izquierda. Adrián Yanzón, como muchos otros vanguardistas y no convencionales de su tiempo, no es un hombre de izquierda, y sin embargo hace con su poesía que el mundo moderno y capitalista se nos aparezca como un lugar a repensar y criticar de manera radical. La literatura le sirve a Yanzón para componer un mapa poético-político que no puede expresarse completamente en el campo de militancia alguna. En sus textos propicia una mutación individual, explora los modos contraculturales de subjetivación a partir de experimentar al extremo lo que puede su yo minoritario. Hay una fascinación por la vivencia religiosa pero también por lo considerado "inferior" o "mundano" y por el descenso a las zonas negadas en donde descubre cierta sabiduría. Sus escritos son territorios de exilios variados: políticos, sexuales, religiosos, clasistas. Lugares en donde Yanzón penetra para provocar cataclismos, para derrumbar sus formas en la propia manera de nombrarlos y de ese modo hacer visible el vacío y la muerte que denuncia en nuestras costumbres cotidianas.

Su estilo opera como una máquina ideológica y a la vez de guerra que articula otro nivel de percepción, que instala nuevas capas de comprensión de la experiencia vital y que encuentra en la potencia de sus imágenes una herramienta fundamental para tallar en la complejidad e intensidad de la misma. El escenario de su poesía es la ciudad, un espacio que detesta en tanto principal efecto de la modernidad y el "progreso", pero que a la vez observa con fascinación. Yanzón pertenece a la estirpe de poetas iconoclastas que pone el cuerpo en las trincheras urbanas en donde la experiencia se convierte en una materia potente de conocimiento. Supo y sabe mirar a la gran urbe a partir de sus "agrupamientos dionisíacos". Romántico en un sentido filosófico, y fundamentalmente antimoderno, critica con virulencia esa "matriz técnica" del mundo contemporáneo donde vivimos, la cual produce para él inhumanidad. Esa línea interpretativa, que sin saberlo abreva en pensadores como Lewis Mumford y Heidegger, lo conduce a la certeza fatal de que a menor fortalecimiento espiritual, mayor necesidad de blindaje técnico.

En definitiva, en Aquí en las Pampas… se nos aparece con muchísima fuerza un poeta para quien su vida, entendida como una escuela, le ha permitido maravillarse, ver las cosas por primera vez, al punto que podría verlas mil veces y cada vez escribir sobre ellas algo distinto. Sus textos son un viaje revelador hacia el corazón de nuestra época, y a la vez poseen la expresa voluntad (política) de decir "verdades implacables", a lo Schopenhauer. Yanzón resulta entonces un escritor único y difícil de clasificar porque su trabajo se inserta en una tradición pero también en un parricidio. Es difícil comparar su voz, taxativa, desencantada, con la de otros, pero no así distinguirla. Quizá sea esto lo que ha convertido a su obra, todavía en construcción, en un momento subterráneo fundamental en el proceso de nacimiento de una nueva generación literaria.

Foto:
• Robert Capa

 

Buscar en HistoriK

 

En este número

 

Yanzón, esa máquina de poesía y guerra…Fotografik: Endechadas ruralesLa fractura del orden ante la calamidad. La peste en la obra de TucídidesPuerto Príncipe ¿una ciudad insegura? Notas de una expatriada

 

 

En números anteriores

No.0 GUERRA E HISTORIA

No.1 LA MUJER EN LA HISTORIA

No.2 RELIGIÓN. INTERPRETACIONES Y ACTUALIDAD

No.3 CIENCIA Y TECNOLOGÍA. USOS Y CONSTRUCCIONES DEL DISCURSO

No.4 LA RADIO, EL CINE Y LA TELEVISIÓN EN EL SIGLO DE LA INFORMACIÓN Y EL ENTRETENIMIENTO

No.5 VIENTOS DE CAMBIO: MOVIMIENTOS Y LUCHAS SOCIALES

No.6 TEMÁTICAS AMBIENTALES DESDE LAS CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS

No.7 DINÁMICAS URBANAS: ESPACIO, TIEMPO E IDENTIDADES

No.8 DISCUSIONES EN TORNO A LA DIVERSIDAD CULTURAL Y ÉTNICA

© 2013 HistoriK. Investigación en Historia Arte y Humanidades S.A.S.
Los contenidos de HistoriK tienen licencia Creative Commnons: Atribución-Sin Derivada 2.5 Colombia Licencia Creative Commons

Inicio | Historiko | Contáctenos | Quiénes somos | Paute con nosotros
EDITORIAL | CURIOSEANDO | INVESTIGACIÓN CENTRAL | ARTE_K | VESTIGIO | ENFOQUE | +HISTORIK | CONVOCATORIAS

Historik en Twitter Historik en Facebook Historik en Youtube Términos y condiciones Licencia Inicio