Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
EditorialCurioseandoInvestigación CentralArte_KVestigioEnfoqueEventos & páginasConvocatoriasServicios
>> Enfoque>> Pacificar la Paz

Compartir

"PACIFICAR LA PAZ"
Lecciones para un país que busca superar la violencia

Sayra Catherín Rodríguez G.
Historiadora y magister en Estudios Políticos Universidad Nacional de Colombia
sayralee@gmail.com

Marcha por paz en Bogotá (octubre 5 2016)

Colombia vive un momento único en su historia. Medio siglo tuvo que pasar para que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC EP, y el Gobierno Nacional se sentaran a negociar el fin de su contienda. De cuatro años de conversaciones en La Habana surgió el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera que se firmó en Cartagena el 26 de septiembre en medio de una ceremonia sin precedentes (texto acuerdo final). En otro momento, el acto hubiera parecido sencillamente imposible. Para quienes pudimos vivir el día histórico de la firma del acuerdo -ya fuera desde la afamada ciudad amurallada, por pantallas o redes sociales- en el que estrecharon sus manos dos enemigos históricos, que hasta hacía poco tiempo impartían órdenes de muerte uno contra el otro, es muy significativo. Dos simples trazos en un papel blanco reavivaban la esperanza y establecían el puente hacia un país distinto del que nos ha tocado vivir.

La esperanza llegó al tope cuando el Comandante en jefe de la organización guerrillera más vieja y poderosa del continente, le habló a las víctimas y ofreció perdón a las víctimas. Ello fue como un bálsamo sobre heridas de antaño, capaz de conmover hasta a quienes no hemos experimentado en nuestra propia carne los horrores de la guerra (Discurso Timochenko). Lo fue también el sentido canto de las alabaoras de Bojayá vestidas de blanco, después de que llevaran por años el luto en honor a sus familiares muertos en el que ha sido uno de los más siniestros hechos de muerte cometidos por el grupo guerrillero. Banderas y camisas blancas marcaron la pauta en un evento que parecía mágico, que muchos pensamos no llegar a vivir.

Con todo y estas acciones que elevan la esperanza de que es posible cambiar la historia, no se desconoce que los procesos de paz no son perfectos, son de altos y de bajos. En ellos, las partes involucradas deben estar dispuestas a perder algo con tal de lograr el objetivo que los congregó, y eso no es fácil de asimilar. Pero es innegable que pese a que esta negociación ha pasado por picos de tensión, decretar el cese al fuego bilateral ha ido transformando el escenario rural del país. Menos muertos, menos combates, más niños en las escuelas, más soldados y guerrilleros sin morir en históricas zonas de combate. De modo que aunque el 2 de octubre ganó la no refrendación de los acuerdos, por un escaso margen, el tránsito hacia el dialogo y la reconciliación se mantiene abierto. Que haya vencido el NO en las urnas es de entenderse, pues sumado a la desinformación y otras razones, el posacuerdo supone retos que aún son difíciles de dimensionar.

Así lo deja ver el informe que resultó del proceso de paz con el EPL y el Movimiento Indígena Quintín Lame en los albores de la década de los noventa del siglo pasado. Pacificar la paz. Lo que no se ha negociado en el proceso de paz, elaborado en 1992 por la denominada Comisión para la superación de la violencia
La Comisión estuvo integrada por Alejandro Reyes (director); Francisco de Roux, Eduardo Díaz Uribe, Gustavo Gallón Giraldo, Eduardo Pizarro LeónGómez, Roque Roldán Ortega, Olga Cecilia Pinilla (Coordinadora ejecutiva). Participaron como investigadores: Juan Gabriel Gómez, Gustavo Adolfo Junca, Ciro Krauthausen, Arturo Claudo Laguado, John Munevar Escobar. La comisión fue creada por la Consejería de Paz y Derechos Humanos de la Presidencia de la República. Se centraba en seis regiones del país que eran escenarios críticos.
, vislumbró los temores y tensiones que ponían en riesgo el camino a la paz. En él, los expertos planteaban que un proceso de paz exitoso con los grupos guerrilleros derivaría de dos puntos, fundamentalmente: primero, el reconocimiento de los distintos tipos de violencia en las regiones que mantenían en constante amenaza a la población y, en particular, a los grupos sociales más vulnerables; segundo, la urgencia de promover y fortalecer la participación de la sociedad en el proceso de reconciliación y superación del conflicto. Con estos dos puntos se podría hacer frente a factores de violencia emergentes como la criminalización de la protesta social, el abuso e impunidad de la Fuerza Pública, el paramilitarismo y sus nexos con la Fuerza Pública y otros sectores sociales, y la intensificación de fenómenos como el exterminio social
Término propuesto en el Informe del Centro Nacional de Memoria Histórica (2015) "Limpieza Social". Una violencia mal nombrada. El informe analiza las formas de este tipo de violencia sobre poblaciones socialmente estigmatizadas a nivel nacional y toma como caso emblemático a la localidad de Ciudad Bolívar en Bogotá.
.

Respecto al primer punto, en términos generales, las regiones en las cuales se centró la Comisión (El Urabá, Córdoba, Putumayo, Norte de Santander, Risaralda, Noroccidente de Antioquia y Cauca) vivían la amenaza constante de agentes de violencia que se expandían ante la acción insuficiente y hasta condescendiente del Estado. Tales agentes de violencia eran claros: 1) Las guerrillas que no querían adherirse al proceso; 2) el fortalecimiento de los grupos paramilitares y de autodefensa por complicidad del Estado; 3) El ascenso vertiginoso del narcotráfico; 4) Una institucionalidad débil marcada por la corrupción y desidia. En tal coyuntura, el reto fundamental para el país era lograr "distensionar y eliminar" estas violencias cruzadas. Era urgente un Estado fortalecido que estableciera una política pública que hiciera frente a dichos desafíos.

En lo que corresponde al segundo punto, la Comisión hacia énfasis en la generación de un enorme compromiso de paz por parte de los distintos sectores de la sociedad civil: "la superación de la violencia exige a todos los sectores de la sociedad civil esfuerzos organizados para fortalecer su capacidad de control sobre sus condiciones de vida, su seguridad y el ejercicio de sus derechos". Así, involucrar a la organización social era otro de los mecanismos que podía empujar la construcción de un país en paz. Debía ser una estrategia eficaz pero a largo plazo que promoviera la resolución de los conflictos pacíficamente. Por tanto, para la Comisión esta era la manera más efectiva para oponerse a un posible recrudecimiento de la violencia.

Marcha por paz en Bogotá (octubre 5 2016)

A la luz de la coyuntura, esta estrategia sobre la que llamó la atención la Comisión parece estar más que vigente. También lo ratifica uno de los expertos que integró la comisión en aquellos años. En una charla que sostuve con él, fue enfático al afirmar que la clave del éxito este actual proceso de negociación estaría en forjar un acuerdo que integrara a muchos sectores sociales, tanto para verificar la implementación de los acuerdos de paz, como para hacer contención a las formas de violencia que se pudieran avecinar. Por tanto, es esperanzador ver como la participación ciudadana en zonas rurales y grandes urbes se tomado vuelo luego del plebiscito del 2 de octubre. No solo la marcha del 5 de octubre significó la exigencia de mantener a las partes sentadas en la mesa de negociación hasta encontrar una solución, sino también los actos simbólicos, las congregaciones de manifestantes, los campamentos por la paz, la mesa social para la paz, Paz a la Calle, entre otras. Toda la movilización ciudadana se ha activado bajo premisas como "¡Acuerdo ya!" o "La paz no se detiene".

Ver serie de fotografías sobre la marcha por la paz en Bogotá del 05 de octubre del 2016

Vale la pena darle una mirada al texto, que se encuentra en la web, por las lecciones que pueda dejarnos en este momento definitivo en la vida nacional. De golpe, pone en evidencia la importancia de fortalecer el poder de la sociedad civil para la construcción de la paz. Ahí es donde está la clave para salir a flote y superar nuestro extenso conflicto. Los integrantes de la comisión que viajaron a lo largo del país vislumbraron los horrores que se vendrían con fuerzas criminales como el paramilitarismo o de los excesos de la Fuerza Pública, además de las amenazas a las que estarían sometidas las comunidades indígenas, afrodescendientes, niños, niñas y adolescentes, campesinos, pobres urbanos. Más de veinte años después la realidad sobrepasó lo planteado en el documento. Muchas muertes tal vez se hubieran evitado si se hubieran tenido presentes las formulaciones de estudios como este. Ojalá este sea el tiempo para volver los ojos a las enseñanzas de la historia, nunca es tarde para aprender lecciones, para conocer la historia de este que quiere caminar hacia la paz.

Fuente: Pacificar la paz. Lo que no se ha negociado en el proceso de paz (1992)

Imágenes:
Yesid Fernando Hernández
Maestro en Artes Plásticas y Visuales de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y Magíster en Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana
info.hero@gmail.com

 

Buscar en HistoriK

 

En este número

Feminismo y pacifismo...Adaptarse o Desaparecer...Villa Adelaida o Villa del OlvidoTiempo DadoEdificio Terraza PasteurMarcha por paz en Bogotá"Pacificar la Paz"

 

Números anteriores

No.1 LA MUJER EN LA HISTORIA No.2 RELIGIÓN. INTERPRETACIONES Y ACTUALIDAD No.3 CIENCIA Y TECNOLOGÍA. USOS Y CONSTRUCCIONES DEL DISCURSO No.4 LA RADIO, EL CINE Y LA TELEVISIÓN EN EL SIGLO DE LA INFORMACIÓN Y EL ENTRETENIMIENTO No.5 VIENTOS DE CAMBIO: MOVIMIENTOS Y LUCHAS SOCIALES No.6 TEMÁTICAS AMBIENTALES DESDE LAS CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS No.7 DINÁMICAS URBANAS: ESPACIO, TIEMPO E IDENTIDADES No.8 DISCUSIONES EN TORNO A LA DIVERSIDAD CULTURAL Y ÉTNICA No.9 NUEVE No.10 DEL PECADO Y OTROS DEMONIOS. ESTUDIOS SOBRE LA EDAD MEDIA No.11 HISTORIA, SOCIEDAD Y CONSTRUCCIÓN DE PAZ No.12 DEPORTE: ENTRE DISCIPLINA Y PASIÓN No.13 EDUCACIÓN. ACTORES, POLÍTICAS Y PEDAGOGÍAS No.14 CRISIS Y TRANSFORMACIONES: HISTORIA ECONÓMICA DE HISPANOAMÉRICA

 

© 2016 HistoriK. Investigación en Historia Arte y Humanidades S.A.S.
Los contenidos de HistoriK tienen licencia Creative Commnons: Atribución-Sin Derivada 2.5 Colombia Licencia Creative Commons

Inicio | Historiko | Contáctenos | Quiénes somos | Paute con nosotros
EDITORIAL | CURIOSEANDO | INVESTIGACIÓN CENTRAL | ARTE_K | VESTIGIO | ENFOQUE | +HISTORIK | CONVOCATORIAS

Historik en Twitter Historik en Facebook Historik en Youtube Términos y condiciones Licencia Inicio