Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
EditorialCurioseandoInvestigación CentralArte_KVestigioEnfoqueEventos & páginasConvocatoriasServicios
>> Enfoque >> Las mujeres hacen la paz

Compartir

LAS MUJERES HACEN LA PAZ

Ángela Rodríguez Verge
Periodista, especialista en Comunicación y Conflictos Armados por la Universidad Complutense y Máster en Relaciones Internacionales y Diplomacia por la Escuela Diplomática Española. Ha trabajado hace más de diez años cubriendo política regional, nacional e internacional en España en diversos medios, tanto audiovisuales como escritos.
angelarover@gmail.com

Proceso de paz Colombia en Oslo

Dicen los que saben mucho del tema que el conflicto colombiano es una guerra de hombres, pero en la cual las víctimas, principalmente, son mujeres. Son ellas quienes han sufrido, siguen sufriendo y sufrirán los mordiscos de una lucha que afecta a niñas, madres y abuelas; aquí no se salva ninguna edad, eso lo saben todos, es vox populi, no se le esconde a nadie. Figuran como las principales víctimas del desplazamiento forzoso (son de hecho el 50%) y la violencia sexual. Y ¿por qué? Porque son usadas como arma de guerra para provocar el desplazamiento y deshacer familias. Saskia Loochkart, oficial de asuntos humanitarios del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), dijo a la AFP que “en el 50% de las familias desplazadas la mujer es jefa única de hogar, con dos extremos: el de familias de madres adolescentes y el de niños a cargo de las abuelas mientras las madres buscan trabajo en otro lugar”.

El núcleo familiar se diluye, los hombres van a la guerra -de manera forzosa o voluntaria- y las mujeres quedan solas a merced de lo que pueda pasar. Muchas veces después de un desplazamiento le siguen varios más buscando huir no sólo de una situación límite sino de los demonios convertidos en hombres que las maltratan, las violan e incluso acaban con sus vidas. No obstante este tipo de violencia en este país (y en muchos otros) parece secundaria, no ocupa las primeras planas de los periódicos y le interesa a unos cuantos, quienes poco o nada pueden hacer ante una justicia injusta. Pero hasta el momento no les descubro datos nuevos, todo es más que conocido.
A lo que voy es que, después de describir esta terrible realidad, lo lógico sería pensar que las mujeres ocupen un lugar y tengan voz en el conflicto como sus conocedoras y, desgraciadamente, expertas en el, ¿no es así?

En el proceso de paz que estamos viviendo ahora mismo hemos visto al Gobierno colombiano y a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia –FARC- sentarse en la misma mesa y escupirse cara a cara. Se han analizado meticulosamente los componentes de las dos mesas de negociadores: cientos de debates en la televisión , en la radio, en los periódicos, en la red, en la peluquería, en el bar, en cualquier lado. Que si nos parece bien éste, que no nos parece adecuado el otro… más de uno se ha rasgado públicamente las vestiduras al saber que Simón Trinidad es uno de los pesos pesados de la guerrilla en esta negociación, y eso que está en una cárcel norteamericana condenado a 60 años. Lo mismo ocurrió cuando se conoció que el ex-militar Jorge Enrique Mora Rangel, conocido por su carencia absoluta de mano izquierda en estas lides, iba a negociar por parte del Gobierno. Pero ¿qué es lo peor de todo? El que no haya ni una sola voz femenina. Ni un solo grito de alerta. Silencio pavoroso.

De hecho incomoda, y mucho, que los únicos rostros femeninos aparezcan en las filas de las FARC, que son de lejos un modelo de trato a las mujeres. Otro elemento que tampoco es nuevo es que en algunos documentos se afirma que en los procesos de desmovilización de los noventa,

“en la mesa en que se trama la paz, la voz de las mujeres no parece haber estado presente. Ni su voz ni ellas mismas”. Del total de firmantes, 280 son hombres y sólo 15, mujeres. En los acuerdos con seis grupos insurgentes no hay sino una mujer guerrillera como signataria. Quienes los suscribieron en representación del Gobierno, como veedores o testigos, fueron sólo varones (Rubio).

Recapitulemos ¿Acaso no hay una sola mujer en todo este bendito país capacitada para una misión tan importante para Colombia y para las mujeres colombianas? Evidentemente hay un listado enorme de señoras más que preparadas para hacerlo. No es cuestión de feminismo, es cuestión de que éste no es un conflicto que sólo les afecte a los hombres. La mujer no estará sentada en ningún momento en las mesas negociadoras. Ni en Oslo, ni en Cuba. Y si tantos estudiosos dicen que sin la representación de los militares ni de la policía, la paz es imposible, yo que he hablado con muchas mujeres que han crecido y vivido en esta violencia, puedo decir que sin ellas la paz, aunque sea posible, no será completa.

Para cambiar esto habría que entender el difícil papel que tiene la mujer en este país, en Latinoamérica y allende los mares, ¡cómo no! Pero eso, si me lo permiten, lo dejaré para un próximo artículo. O mejor para próximos porque el tema da para mucho, y eso duele.

Fuentes:
• Rubio, Mauricio. “Sin mujeres en la mesa de negociación”. El Espectador.com [Bogotá] 19 de septiembre de 2012. Periódico en línea. Obtenido de la red mundial diciembre de 2012, http://www.elespectador.com/impreso/vivir/articulo-376136-sin-mujeres-mesa-de-negociacion.

 

Buscar en HistoriK

 

En este número

La sociedad enferma como producto de la cultura posmoderna
John Jairo López Pava

 

La ciudad: concepto inconciliable para la mente de PaulinoEl Plan Maestro: ciudad y utopíaO Rio de Janeiro oitocentistaRetrato de un artista: Luis Fernando Bohórquez VillegasBreves pautas sobre el concepto de arte contemporáneo...La prensa como actor en la guerra. El papel de una editorialHistoriK habló con: Pendragón grupo de reconstrucción histórica medieval

 

 

En números anteriores

No.0 GUERRA E HISTORIA

No.1 LA MUJER EN LA HISTORIA

No.2 RELIGIÓN. INTERPRETACIONES Y ACTUALIDAD

No.3 CIENCIA Y TECNOLOGÍA. USOS Y CONSTRUCCIONES DEL DISCURSO

No.4 LA RADIO, EL CINE Y LA TELEVISIÓN EN EL SIGLO DE LA INFORMACIÓN Y EL ENTRETENIMIENTO

No.5 VIENTOS DE CAMBIO: MOVIMIENTOS Y LUCHAS SOCIALES

No.6 TEMÁTICAS AMBIENTALES DESDE LAS CIENCIAS SOCIALES Y HUMANAS

© 2013 HistoriK. Investigación en Historia Arte y Humanidades S.A.S.
Los contenidos de HistoriK tienen licencia Creative Commnons: Atribución-Sin Derivada 2.5 Colombia Licencia Creative Commons

Inicio | Historiko | Contáctenos | Quiénes somos | Paute con nosotros
EDITORIAL | CURIOSEANDO | INVESTIGACIÓN CENTRAL | ARTE_K | VESTIGIO | ENFOQUE | +HISTORIK | CONVOCATORIAS

Historik en Twitter Historik en Facebook Historik en Youtube Términos y condiciones Licencia Inicio