Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
EditorialCurioseandoArte_KVestigioEnfoqueEventos & páginas recomendadasConvocatorias
>> Arte_K >> Retrato de un artista: Joan García Merino

Compartir

RETRATO DE UN ARTISTA
Joan García Merino

Por Claudia Ariza
Historiadora Universidad Nacional de Colombia. Miembro del Comité Editorial de Historik.
claudiaariza@revistahistorik.com

En un momento en el que el uso de la tecnología ha abierto nuevas puertas de acceso al conocimiento, el arte digital se difunde como resultado de su avance y como medio para generar imágenes en un menor tiempo, lo que abre nuevas posibilidades al mundo artístico. A través de herramientas informáticas se establecen múltiples posibilidades de creación y experimentación estética y visual. En este escenario, la obra de Joan García Merino, artista catalán, se define como pintura digital, la cual en sus palabras: “incluye el mismo proceso físico de pintar pero en este caso sobre una pantalla de ordenador; [sobre ella] has de crear igualmente fondos, trazos, elegir colores, definir texturas… para finalmente plasmar el trabajo en un soporte”. Precisamente con respecto al soporte, y aun con las múltiples alternativas que ofrece el mercado, el artista ha recurrido a un material clásico para ilustrar su creación pictórica: el lienzo. En él materializa formas y motivos abstractos en una cadencia de color y movimiento.

Sobre su incursión en el arte digital, Joan afirma que llegó por casualidad. Siempre había dibujado a lápiz aunque la realización de trabajos ajenos al arte lo llevó a realizar “esquemas por ordenador”, lo que significó el punto de partida en su carrera:

A partir de ahí descubrí que podía también dibujar a mano alzada con el mouse del ordenador y crear formas, aplicar pátinas, colores y finalmente pintar un cuadro. Busqué la forma de poder plasmar fielmente esa creación en un soporte más potente que el papel y nada mejor que el lienzo.

Al indagar en su proceso creativo afirma que las circunstancias que envuelven al artista, de alguna manera, le influencian e inconscientemente le sirven de reflejo o inspiración para su trabajo gráfico. Para él, la intención siempre es la misma y no es otra que comenzar a crear algo nuevo que no implica una idea de cómo va a ser, qué forma va a tener o qué colores va a necesitar. A manera de ejemplo Joan compara su labor con la de un modisto “que comienza a trabajar con una tela blanca sobre un maniquí y conforme va moldeando los pliegues, las formas, el corte… también va visualizando el color, la textura, los accesorios…”. Detalles que en conjunto permiten la culminación de la obra: al llegar a este punto “ya ha dejado de hablar, ha expresado todo lo que tenía dentro”.

Ahondar en el contenido de la expresión estética de Joan remite a tres conceptos claves –ilusión, intensión, pasión- que en su página web aparecen como articuladores de su producción a lo largo de los años. En ella, la Ilusión se asocia “al compendio de ideas de un creador de imágenes, de colores y emociones”; la Intención aparece como una forma de estimular “impresiones, sentimientos, intuiciones, evocaciones”; y la Pasión como una forma de expresar lo que siente por la pintura contemporánea y el arte digital “de una manera sencilla, personal, directa” (www.vanitira.com). En síntesis: “Ilusión por crear algo nuevo, intención de mostrarlo y hacerlo visible a la gente, y sobre todo pasión por transmitir sensaciones ya sea mediante la misma fuerza visual del cuadro o a través del mensaje conceptual que cada uno pueda percibir”.

La presencia de ideas transversales en su obra no significa que su forma de crear sea homogénea pues, como él lo explica, cada trabajo que realiza tiene su propio recorrido creativo si se tiene en cuenta que el punto de partida es distinto:

Un dibujo básico realizado a mano alzada con el programa de dibujo […], una foto cualquiera, un cuadro anterior inacabado… A partir de aquí comienza el proceso de encontrar la forma deseada moviendo el cuadro, aplicando colores, creando texturas, etc. Esta etapa de búsqueda varía en función de la obra y supongo que también de mi estado de ánimo, alargándose más o menos en el tiempo, dependiendo de lo que me pida la creación.

Para concluir, con relación ya no al proceso y contenido de su obra sino al medio en el que se desarrolla, la pintura digital puede ofrecer grandes ventajas si se tiene en cuenta el espacio a utilizar comparado con el que implica el taller de un artista plástico. Una de las mayores facilidades que encuentra Joan del trabajo digital es la comodidad ya que no se necesita “disponer de un espacio específico y, por tanto, el proceso creativo es mucho más fácil y abierto”. En cuanto a las desventajas que presenta la pintura digital con respecto a la tradicional, señala el alto costo que conlleva imprimir sobre el lienzo.

Si quiere conocer más de la obra de Joan García consulte Vanitira Arte digital, marca con la cual aparecen registradas sus creaciones.

Entrevista realizada a Joan García en otro medio:

* Trigo Alonso Ana. La Página Escondida… sobre Arte. Nov. 2 de 2011 www.anatrigo.es

 

 

 

La máscara en las revueltas sociales¿Qué memorias necesita nuestra historia?¿Lo prohibido o lo practicado? sexo en la Edad MediaLa Base de Datos de Movimiento y Luchas Sociales del CINEPOtras puestas del ocasoMuseo virtual de la historieta colombiana

En números anteriores

© 2011 HistoriK. Investigación en Historia Arte y Humanidades S.A.S.
Los contenidos de HistoriK tienen licencia Creative Commnons: Atribución-Sin Derivada 2.5 Colombia Licencia Creative Commons

Inicio | Historiko | Contáctenos | Quiénes somos | Paute con nosotros
EDITORIAL | CURIOSEANDO | INVESTIGACIÓN CENTRAL | ARTE_K | VESTIGIO | ENFOQUE | EVENTOS & PÁGINAS | CONVOCATORIAS

Historik en Twitter Historik en Facebook Historik en Youtube Términos y condiciones Licencia Inicio