Inicio, portada, homeHistorikoContáctenosQuiénes somos
EditorialCurioseandoArte_KVestigioEnfoqueEventos & páginas recomendadasConvocatorias
>> Arte_K >> Espacio crítico y literario: Salirse con la suya

Compartir

SALIRSE CON LA SUYA

Por Iván Andrade
Historiador y Magister en Escrituras Creativas Universidad Nacional de Colombia.
ivanandrade1@hotmail.com
www.notasdesdelamesadelatienda.blogspot.com

¿Y uno qué sabe del arte? Esa es la primera y más sensata pregunta que debe hacerse uno cuando quiere escribir sobre el tema. Pues casi nada, en mi caso. Desafortunadamente, estoy más cerca de esa generación de jovencitos cuyos saberes dependen del acceso a Internet que de aquellos hombres y mujeres capaces de citar de memoria fragmentos completos de un texto y recordar el nombre de un cuadro y su autor en un parpadeo. Estoy a medio camino entre las dos cosas: es decir, soy un mediocre. De todas formas, intentaré una reflexión al respecto, aprovechando la oportunidad que se me brinda de participar de este proyecto encomiable que es HistoriK.

Decía Marshall McLuhan: “Art is anything you can get away with ”. Algo así como “el arte es cualquier cosa con la que puedas salirte con la tuya”. Cualquiera que haya visto una exposición de arte contemporáneo puede dar fe de ello. La sensación de desconcierto al ver lo que hoy en día es arte de vanguardia es inevitable. Un caso emblemático es el del artista costarricense Guillermo ‘Habacuc’ Vargas, que dejó morir de inanición a un perro en una de sus exposiciones. También puede recordarse a Piero Manzoni y sus tarros llenos de su propio excremento, uno de los cuales se vendió en 124.000 euros, lo cual hace pensar en la poca visión que tiene uno para los negocios y en cuánto dinero ha tirado por el retrete cada vez que termina la digestión de un abundante almuerzo. Highslide JS
Manzoni. “Merda d’artista, Merde d’artiste, Artist’s shit y Künstlerscheiße”

El absurdo se apodera del arte. Por cada buena idea hay cien despropósitos. El discurso complicado y rebuscado tras las obras aumenta, crece, se enreda más y más. Y con ello, también es cada vez más difícil aventurar una definición de qué puede considerarse arte. En una era en la cual es fácil conocer miles de propuestas estéticas de todas partes del mundo, aventurar una única definición es arriesgado. Siempre habrá argumentos a favor y en contra de tal o cual propuesta, y el gusto personal no coincide necesariamente con lo que postule la academia o determinado círculo intelectual. De hecho, las aristocracias intelectuales son menos apreciadas hoy en día, sobre todo por la soberbia y la ostentación de conocimiento que suele caracterizar a algunos de sus integrantes. Además, con la abundancia de información y la facilidad creciente para acceder a ella, es difícil que se constituya una figura tan poderosa como fue el ‘intelectual’ en el siglo pasado. Más cuando, repito, los intelectuales de hoy en día derivan fácilmente hacia la pedantería, la soberbia y el esnobismo.

¿O a quién no le ha tocado soportar a un cretino(a) que, por ejemplo, dice sólo ver cine-arte porque todo lo demás, especialmente lo de Hollywood, es basura? Cine-arte, ese pleonasmo con el que los seudointelectuales se llenan el hocico para parecer más inteligentes. El cine es un arte que, como todos los demás, tiene sus expresiones altas, sublimes, y sus expresiones bajas que bien pueden tildarse de basura. Ni siquiera saben a ciencia cierta qué carajos puede clasificarse como cine-arte, pero usan el término en todo momento para afirmar su supuesta superioridad. Así, ¿quién puede creer en sus postulados?

La noción de arte se construye, hoy en día, con más puntos de vista. Las autoridades intelectuales ya no tienen tanta soberanía. Lo llamativo y el entretenimiento desempeñan un papel más importante que en el pasado. En ese orden de ideas, lo que se considera arte es crecientemente subjetivo. Y eso es bueno en la medida que enriquece al arte mismo, permite el surgimiento de nuevas cosas; pero también facilita el triunfo de los disparates como dejar morir a un perro en una galería.  

Sólo resta que cada quien trate de formarse su propia idea de arte, de lo artístico. A muchos podrán gustarle las propuestas disparatadas, los ‘performances’ ‘happenings’ y demás que suelen decir poca cosa. En mi caso, creo en el arte como algo más perdurable y emocionante, que habla de la condición humana en el mundo. Un arte como lo definió Borges en Arte Poética:

A veces en las tardes una cara
nos mira desde el fondo de un espejo;
el arte debe ser como ese espejo
que nos revela nuestra propia cara.

Cuentan que Ulises, harto de prodigios,
lloró de amor al divisar su Itaca
verde y humilde. El arte es esa Itaca
de verde eternidad, no de prodigios.

Aunque, en honor a la verdad, los prodigios bien pueden llegar a ser eternos.

He dicho de todo y no he dicho nada, como supuse desde el principio que me pasaría. Es el resultado de tratar de hablar sobre algo tan complejo, rico y variado como el arte y la concepción que de él se tiene. El arte a veces parece todo y a veces nada; es genialidad y es suerte; talento para crear o talento para manejar los medios y las ‘roscas’: una opinión de una autoridad en el tema bien puede encumbrar a un artista mediocre, como cierto pintor de obesos. Las amistades e influencias, como en todos los campos de la actividad humana, desempeñan un papel importante.

El arte evoluciona en direcciones inesperadas, y “salirse con la suya” puede ser la marca de algo nuevo y magnífico o de nuevas tonterías. A la par que la humanidad se transforma, lo hace el arte que busca reflejarla. Ideal sería el triunfo de las propuestas con verdadero contenido, capaces de superar la prueba del paso del tiempo por sus méritos y no por el sensacionalismo barato. Desafortunadamente, nuestros días son propicios para el triunfo sin apelaciones de la basura.

Pero no olvidemos algo importante: la basura triunfa porque hay quien la disfruta. Esa es la tragedia del arte. Y la discusión vuelve a comenzar: entonces, ¿qué es arte? 

 

 

 

Primer Aniversario

 

En números anteriores

© 2011 HistoriK. Investigación en Historia Arte y Humanidades S.A.S.
Los contenidos de HistoriK tienen licencia Creative Commnons: Atribución-Sin Derivada 2.5 Colombia Licencia Creative Commons

Inicio | Historiko | Contáctenos | Quiénes somos | Paute con nosotros
EDITORIAL | CURIOSEANDO | INVESTIGACIÓN CENTRAL | ARTE_K | VESTIGIO | ENFOQUE | EVENTOS & PÁGINAS | CONVOCATORIAS

Historik en Twitter Historik en Facebook Historik en Youtube Términos y condiciones Licencia Inicio